El Blog de Tania Ramos

SÍNDROME DE LA CINTILLA ILIOTIBIAL O LESIÓN DEL CORREDOR

¿Qué es?

El síndrome de la cintilla iliotibial o comúnmente conocida como lesión del corredor, consiste en la inflamación y dolor del tendón largo del músculo tensor de la fascia lata, debido al roce repetitivo con la parte exterior de la articulación de la rodilla, concretamente con el cóndilo femoral externo. 

A nivel anatómico se trata de una estructura que une la cadera y la rodilla. En su origen, en el ala ilíaca, comienza un pequeño músculo, llamado tensor de la fascia lata, y de aquí sale una especie de tendón muy largo que corre lateralmente al fémur, que se inserta en la cara lateral o exterior de la rodilla, concretamente en la tibia, en un saliente que se llama el tubérculo de Gerdi.

A parte de su función estabilizadora de cadera, también es importante abductor de cadera, es decir separar el fémur del tronco, abrir la pierna lateralmente.

El síntoma principal es el dolor mecánico en la parte externa de la rodilla el cual se activa y empeora progresivamente con la carrera, siendo más intenso cuanta más distancia recorras. 

Cuando la inflamación es suficientemente intensa es necesario detener el entrenamiento, hecho que provoca mucha frustración y abandono de carrera en corredores de fondo. 

¿Qué causa el Síndrome de la Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor?

Teniendo en cuenta que es una lesión que ocurre en la mayoría de los casos en corredores, podemos decir que el factor predominante es  la carrera continua, pero lo cierto es que existen factores biomecánicos demostrados que hacen al corredor más susceptible de desarrollar este síndrome:

– Una cintilla iliotibial naturalmente estrecha o ancha puede hacer que seas más susceptible a esta lesión.

– La debilidad en los músculos abductores de la cadera, concretamente el glúteo medio; esto conlleva a que la fascia lata trabaje más y se sobre tense.

– La pronación excesiva o una biomecánica pobre del pie (tendencia al pie plano) pueden aumentar el riesgo de esta lesión. 

–  Otros factores incluyen la diferencia de longitud de las piernas (dismetría) o correr frecuentemente en descenso.

– Al igual que otros problemas biomecánicos en la pierna, el exceso de carrera con poco entrenamiento muscular va a agravar este problema

Síntomas

Los síntomas del síndrome de la cintilla iliotibial consisten en dolor en la parte externa de la rodilla, más específicamente en el epicóndilo lateral del fémur dónde roza el tendón de la fascia lata (o cintilla iliotibial). 

Aparece mientras se realiza una carrera y empeora gradualmente hasta que el corredor tiene que detenerse. Después de un período de descanso, el dolor desapareceré habitualmente para regresar cuando la carrera comience nuevamente. 

El dolor empeora habitualmente al correr cuesta abajo, dónde el trabajo de la fascia lata es mayor. En algunos casos muy agresivos se puede producir incluso un resalte al saltar la cintilla por encima del epicóndilo, emitiendo un chasquido. 

¿Cómo valoramos el síndrome de la cintilla iliotibial?

En la descripción que nos cuenta el paciente en la consulta, ya podemos sospechar de este síndrome. 

 Realizamos una exploración presionando el tendón de la fascia lata en la rodilla contra el cóndilo lateral que nos confirma la lesión si aparece el dolor.

Además realizamos el test de Ober, en esta prueba estresamos la fascia lata para ver si es capaz de relajarse y dejar aducir la pierna o por el contrario permanece en tensión. 

¿Cómo TRATAMOS el Síndrome de la Cintilla Iliotibial?

En estos casos combinamos varias terapias a la vez, cuyo objetivo principal es reducir el dolor y la inflamación en primera instancia, para a continuación, preparar a la musculatura y resolver los posibles problemas biomecánicos para que la lesión no se repita cuando el paciente se reincorpore al entrenamiento y/o carrera.

Es importante acudir pronto a un centro de fisioterapia para que el tratamiento conservador sea exitoso y evitemos la cirugía; puesto que a más meses corriendo con dolor, aumenta la dificultad  de que el dolor mejore con terapias locales y programas de musculación.

Desde el compromiso, la dedicación y profesionalidad, esperamos que este blog os resulte cercano e interesante, que os ayude a entender mejor la Fisioterapia y sea una guía para ti.

×